IMG_5852

Gándara: “Los procesos culturales deben ser emancipadores”

La tarde del sábado 12 de abril inició con la ponencia sobre procesos culturales y derechos humanos impartida por el venezolano Manuel Gándara, Doctor en Derechos Humanos y Desarrollo. Él argumentó que los procesos de cultura deben verse como procesos que permitan la emancipación de una cultura impuesta por entes hegemónicos.

Los procesos culturales deben ser la intención que nos permita aproximarnos a nuestro ideal de libertad, son procesos transformadores, capaces de criticar y evidenciar la injusticia y la discriminación que han sido impuestos por culturas hegemónicas”, aseveró Gándara.

Asimismo, explicó que en los procesos culturales se deben ver dos vertientes, los que son dinámicos-emancipadores y otros estáticos-reguladores. Según Gándara, esos procesos culturales dinámicos son los que permiten a las personas avanzar y pensar en su propia formación de cultura y al contrario, los procesos estáticos son los que tratan de regular los productos culturales de manera que los consumidores de ese producto sigan la línea hegemónica establecida.

Por otro parte, criticó que los procesos culturales deben identificar si existen asimetrías de poder, ya que “provocan relaciones de explotación y de subordinación que son excluyentes”, comentó.

Debemos cortar la idea que la cultura es solo para las élites y como nos muestra este Congreso, más bien es de las comunidades vivas, los seres humanos somos seres culturales y continuamente participamos en la cultura”.

Gándara se mostró muy crítico de los procesos culturales en el Occidente del mundo y enfatizó que ninguna persona está fuera de esas dos corrientes -estática o dinámica- y que la persona que se autodenomine neutral está tomando una posición.

“Las personas que dicen que no les afecta o que no intervienen en los procesos culturales sea del tipo que sea, están tomando una clara decisión, la de la indiferencia y eso no es otra cosa que la regulación de qué y cómo debe pensar, ¿Los procesos culturales están siguiendo a las relaciones de dominación o a las críticas a esa relaciones? ¿Queremos soñar mundos prediseñados por otros o queremos un mundo propio? ¿A cuál proceso estamos obedeciendo nosotros?”, comentó.

Al final de su argumentación, Gándara, explicó que de esos procesos culturales se desprenden los productos culturales, ejemplo de ello son los logros alcanzados como sociedad. Para él los Derechos Humanos son un claro producto cultural, consecuencia de esos procesos culturales dinámicos que criticaron el orden existente de las cosas.

Los Derechos Humanos se deben entender como el producto de esos procesos culturares dinámicos que estuvieron críticos del orden de las cosas y que se dieron por las luchas de transformación, de manera que las luchas para alcanzar los Derechos Humanos obedecen a esos procesos de crítica y de la capacidad humana”, concluyó Manuel Gándara.